Psicografía de Mies de Amor

No den más importancia a los problemas de lo que realmente tienen

Dios, el Padre tan amoroso y lleno de bondad, en su justicia da a todos por igual, no hace que llueva o que brille el sol sólo para algunos.

Todos pueden pasar por dolores y dificultades, pero cuando estamos totalmente concentrados solamente en nuestros problemas, perdemos la oportunidad de ayudar a los demás.

Ser espírita no es un privilegio. Cada uno recibe lo que necesita y también según su merecimiento.

A veces, lo que parece malo es solamente la sombra de lo que sería un gran impacto si no los ayudáramos a hacerlo más leve.

Estamos con ustedes y en muchas oportunidades suavizamos el golpe de los dolores que les podrían llegar. Por eso no potencien las aflicciones. No están solos.

Traten de fijarse en las penas ocultas de los hermanos que aún no tienen las herramientas que ustedes ya poseen.

Ser espírita significa ampliar la responsabilidad de repartir amor y orientación.

Sigan confiados en la ayuda divina porque al lado de las dificultades también están las bendiciones.

Si siguen firmes en la tarea de amor que desempeñan la tormenta pasará dejando el suelo preparado con las semillas que darán muchos frutos.

No les faltarán los instrumentos para seguirla y cada uno tendrá lo necesario para continuar avanzando.

Sin embargo, siempre les respetamos el libre albedrío.

Algunos pueden sentirse desanimados, no obstante, deberían fortalecer la fe, intensificar la oración y aumentar el trabajo en el bien.

Aliviando los dolores de los demás olvidarán sus propios problemas y cuando vuelvan a recordarlos ya no les parecerán tan grandes.

La Tierra es escuela que educa y eleva.

No den más importancia a los problemas de lo que realmente tienen.

Adelante, firmes y amorosos. Y créanme, las dificultades son menores de lo que ustedes piensan que son.

Los estamos ayudando.

Fe, hermanos.

Los primeros cristianos eran encarcelados, humillados, torturados y asesinados.

Ustedes solamente pasan por algunos inconvenientes menores y que pueden ser superados.

 

Piénsenlo.

 

 

 

Buenos Aires, 09 de mayo de 2011

 

 

 

 

Mensaje intuido