Hechos Reales

Amor que no se acaba

¿Cuál es el límite de la capacidad de amar del ser humano? ¿Cuánto dura el amor?

 

Un poeta de la música dijo una vez que “el amor es eterno mientras dure”.

 

Y todos los desilusionados, los traicionados y abandonados tienen impresiones muy personales respecto del amor, donde la tónica principal es que el amor eterno no existe.

 

Contradiciendo a todo eso, algunos hechos presentados por la prensa televisiva o impresa, afirman que el amor verdadero es una sintonía inigualable.

 

Fue con tal sentimiento que Chris Medina, un muchacho de veinte y siete años se presentó en un programa de talentos, cantando una canción que compuso.

 

Los versos dicen algo como:

 

“Donde estés, estoy cerca. Dondequiera que vayas, allí estaré.”

“Todas las veces que susurres mi nombre, verás como mantengo mi promesa.”

“¿Qué clase de hombre yo sería si me fuera cuando más me necesitaras?”

“¿Qué son las palabras si de hecho no crees en ellas cuando las dices? Si son solamente para los buenos momentos, nada son entonces.”

“Cuando hay amor se lo dice en alta voz y las palabras no se van. Ellas viven aún cuando nos vamos.”

“Sé que un ángel fue enviado solamente para mí. Sé que debo estar donde estoy. Y voy a permanecer a tu lado esta noche.”

“Jamás me iría cuando más me necesitas.”  

“Siempre voy a mantener mi ángel cerca.”

 

Él no pudo vencer todas las etapas del concurso y fue eliminado en determinada fase, pero su historia provocó lágrimas en los jurados y en público que estaba presente.

 

Es que su composición retrata exactamente su drama y su decisión personal. Es una verdadera declaración de amor.

 

Hacía dos años que estaba comprometido con Juliana Ramos, una joven hermosa y entusiasta. Formaban una primorosa pareja.

 

Dos meses antes de la boda, el día dos de octubre de 2009, un camión se chocó contra el coche de Juliana, quien casi no sobrevivió.

 

Una grave fractura de cráneo le desfiguró el rostro y la transformó en una mujer con muchas limitaciones físicas.

 

Se le fue la belleza, la agilidad, la sonrisa fácil, las caminatas, el baile, la alegría de todas las horas.

 

Él permaneció a su lado. La lleva consigo adonde vaya y realiza recitales para recaudar fondos para el tratamiento que ella necesita. Lo expresa cantando y actuando.

 

* * *

 

Cuando se ama la belleza y ella se va, el amor acaba. Cuando se aman las formas perfectas, la plástica, las líneas armónicas del cuerpo y todo ello se va, el amor también se disipa.

 

Cuando se aman las apariencias y otra realidad se presenta, el amor acaba.

 

Cuando se ama lo transitorio, el amor perece cuando las situaciones se alteran.

 

Pero cuando se ama la esencia, nada disminuye el sentimiento.

 

Ese amor es compañero, solidario, se empeña por que el otro se sienta bien, sea feliz.

Se preocupa por hacer feliz al otro.

 

Tal clase de amor se perpetúa en el tiempo, independiente de la suma de años, del aumento de las arrugas o de la disminución de la agilidad.

 

Es el amor que sabe envejecer junto y que con el paso del tiempo se hace más sólido.

 

 

Fuente: “Redação do Momento Espírita”, el 27 de febrero de 2012.

Texto original disponible en:

http://www.momento.com.br/pt/ler_texto.php?id=3350&stat=0