ESTUDIO DEL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO

TEMA 6

La Reencarnación - 1

 

Por Marina Silva

marina.miesdeamor@gmail.com

 

Cap. IV, Ítems 5 a 9

 

 

Este estudio tiene como objetivo reflexionar sobre la enseñanza de Jesús a Nicodemo en cuanto a la reencarnación.

Nicodemo era maestro en Israel, conocedor de las Leyes de Moisés, pero no comprendía como se daba el proceso de renacimiento del Espíritu y, según Paulo A. Godoy[1], el fariseo no consideraba tal dogma compatible con la Justicia Divina, así que decidió preguntárselo a Jesús para conocerle la opinión, lo que hizo por la noche, de modo a no comprometer su autoridad ante un simple carpintero.

Emmanuel, en “Camino, Verdad y Vida”, habla sobre la existencia del Alma y dice que “tiempo vendrá en que semejantes indagaciones serán consideradas pueriles”, lo que también se aplica a la reencarnación, pues cuando creemos en la Justicia Divina, no la podemos comprender desvinculada de la necesidad de las existencias sucesivas.

Muchos interpretaron el imperativo de “nacer de nuevo” de manera infantil, creyendo que bastaría el bautismo en las aguas para purificar al hombre y marcar su renacimiento a partir de tal ejecución, pero no podemos olvidar que el agua no nos exime de responder por nuestras acciones, de sufrirles las consecuencias justas.

Joanna de Ângelis, en “Jesús y el Evangelio a la Luz de la Psicología Profunda”, explica que es natural que el hombre pase por muchos renacimientos en una única existencia, ya que estamos en constante aprendizaje y evolución, pero nada puede reemplazar “el significado profundo de nacer de la carne, de nacer del Espíritu”.

Eso porque las varias existencias nos permiten experimentar diferentes situaciones y nos amplían las posibilidades de aprendizaje, sin lo cual no podemos progresar.

Entre las equivocadas interpretaciones acerca de la reencarnación, también está el dogma de la resurrección, que cree que el Espíritu se reintegraría a su cuerpo primitivo, práctica que el sentido común y las Leyes Naturales rechazan por lo absurdo que representa.

Ni renacimiento por el bautismo, ni regreso al mismo cuerpo. Ni premio, ni castigo. La Reencarnación es un proceso educativo que nos es otorgado por Dios para que evolucionemos por méritos propios, aprendiendo con las nuevas experiencias y reparando los errores de las anteriores.

Adenáuer Marcos Ferraz de Novaes, en el libro “Reencarnação: processo educativo” comenta el tema con mucha propiedad:

 

 

Los mecanismos de la justicia son siempre detallados. Nada se le escapa a Dios, ningún detalle es olvidado. Todo se da para que el Espíritu mejore. La justicia se procesa de modo a educar el Espíritu. Nunca para punirlo, sino para educarlo. (NOVAES, 1995)

 

 

El autor agrega que es común que las personas digan que el Espíritu reencarna para “pagar” sus deudas, pero tal afirmación sólo debe ser entendida de manera alegórica, pues la deuda no es más que la ignorancia, el desconocimiento de las Leyes de Dios. Si el Espíritu odia es porque desconoce la Ley de Amor y reencarna para aprenderla.

Pero no podemos olvidar el compromiso que nos vincula a la Tierra, esa escuela que nos permite evolucionar como Espíritus inmortales, hacia la perfección. No nos conviene detenernos a alimentar remordimientos por nuestras acciones pasadas, de esa y de otras existencias. Siempre es tiempo de recomenzar, como lo decía Chico Xavier: “Aunque nadie pueda volver atrás y hacer un nuevo comienzo, cualquiera puede comenzar ahora y hacer un nuevo fin”.

Tampoco podemos postergar indefinidamente el aprendizaje, pues cada instante es una oportunidad y debe ser bien aprovechada.

Emmanuel, en el mensaje 56 de “Fuente Viva”, escribe hermosas palabras y las usaremos para concluir este estudio.

 

Déjate revivir, cada día, en la corriente cristalina e incesante del bien.

No olvides el consejo del Maestro: - “Aquel que no naciera de nuevo no puede ver el Reino de Dios.

Renace ahora en tus propósitos, deliberaciones y actitudes, trabajando para superar los obstáculos que te rodean y alcanzando la anticipación de la victoria sobre ti mismo, en el tiempo…

Más vale auxiliar, aun hoy, que ser auxiliado mañana. (Emmanuel, 1987)

 

 

Qué el Maestro Jesús nos ilumine y bendiga siempre.

 

  

Referencial Teórico

 

 

DELANNE, Gabriel Delanne. A Reencarnação. Cap. XIV: Conseqüências morais

FRANCO, Divaldo Pereira. Por el Espíritu Joanna de Ângelis. Celeiro de Bênçãos. Nacer de nuevo.

_________________ Jesús y el Evangelio a la Luz de Psicología Profunda. Renacimientos. Leal: 2ª ed. Salvador, 2000. pág. 39-44

GODOY, Paulo A. Nicodemos e a Reencarnação. Disponible en: http://www.comunidadeespirita.com.br/

NOVAES, Adenáuer M. F. Reencarnação: processo educativo. Capítulo: Justiça Divina. Capítulo: A reencarnação como processo educativo. 2ª Edição, Fundação Lar Harmonia. Salvador, 1995

XAVIER, F. Cândido. Por el Espíritu Emmanuel. Fuente Viva. Mensaje 56: Renacer ahora. 15. ed. Río de Janeiro: FEB, 1987, p. 129-30.

_________________ Libro de la Esperanza. Mensaje 6: Evolución y perfeccionamiento. 7ª ed. Uberaba: CEC, 1984, p. 33-5.

_________________ Libro de la Esperanza. Mensaje 7: Instituto de Tratamiento. ed. Uberaba: CEC, 1984, p. 41-3.

_________________ Camino, Verdad y Vida. Mensaje 111: Orientadores del mundo; mensaje. 8ª ed. Río de Janeiro: FEB, 1980, p. 237-8.

Grupo Espírita Emmanuel. Luz Imperecível. Estudo Interpretativo do Evangelho à Luz da Doutrina Espírita. U.E.M.: 4ª ed. Belo Horizonte, 2001, p. 366-7, 372-3.