Educación Mediúmnica

Mediumnidad y sexo

 

La palabra sexo tiene muchos significados. Entre ellos destaco los siguientes: energía psíquica, acto de intimidad, cópula, género, genital, impulso/deseo y amor. Intentaré especificar cuando esté utilizándolo en uno o en otro sentido para facilitar la comprensión.

 

La facultad Mediúmnica no está relacionada con el sexo en lo que se refiere a la relación sexual. La vida sexual (relaciones íntimas) de alguien no interfiere en el desarrollo de la mediumnidad de la persona. Es común que el médium se sienta culpable cuando tiene relaciones sexuales porque cree que eso lo aleja de los Buenos Espíritus. No se debe olvidar que ellos también son humanos y como tales lo hacían naturalmente cuando estaban encarnados. Muchas veces la culpa deriva de la fuerte proyección represiva que la cultura, la educación represora y la religión castradora imponen.

 

La recomendación que se hace respecto de la práctica sexual antes o en el mismo día de las reuniones de contacto con los espíritus, se debe al hecho de que el médium se prevenga en cuanto a la fijación emocional que comúnmente se asocia a la acción. Eso vale para cualquier otra actividad del ser humano en que se tenga fuerte vínculo emocional capaz de afectar el psiquismo, interfiriendo en la actividad Mediúmnica. Las fantasías imaginativas, típicas en las relaciones sexuales, pueden generar fijaciones mentales que son perjudiciales al ejercicio de la mediumnidad, como cualquier actividad en la que se exija concentración y disponibilidad psíquica. Las imágenes mentales generadas durante la práctica sexual deben ser olvidadas en el ejercicio de otras actividades, inclusive y principalmente de la mediumnidad.

 

El celibato o la baja actividad sexual no interfiere en el desarrollo de la madiumnidad, tampoco la práctica del sexo impedirá que los espíritus se aproximen a ésta o a aquella persona. Para ellos, en general, la actividad sexual es una acción humana natural y que debe ser ejercida con educación y armonía. La institución del celibato en el ámbito religioso católico se atribuye a las responsabilidades que el ejercicio sacerdotal exige en que el comando y la manutención de una familia se ven como adversarios, además de las cuestiones relacionadas con la herencia de bienes materiales. A esto se atribuye la práctica sexual inadecuada, típica del período anterior a la Edad Media, común en ambientes de iniciación religiosa, cuyos abusos despertaron la necesidad de control, teniendo como resultado el establecimiento de las prohibiciones de actividades sexuales. Sin embargo, vivimos en una época en la cual la sexualidad se vive de forma menos conflictiva. La sexualidad del ser humano tiene hoy más libertad de expresión, lo que contribuye para el alivio de las represiones establecidas en el pasado. Los tabúes están cayendo y el misterio antes existente se está desvendando paulatinamente.

 

La actividad sexual sana del ser humano contribuye al equilibrio de su vida psíquica y le debe traer armonía y satisfacción emocional. Su influencia sobre la mediumnidad es la misma de otras que le exigen energía emocional.

 

La actividad sexual consigo mismo, con una pareja de otro sexo (género) o con alguien del mismo sexo no es relevante para el ejercicio de la mediumnidad cuando no hay culpa, miedo, imposición, desarmonía, prejuicio a otro, ni fijación o vicio mental.

 

La sexualidad debe ser ejercida considerándose que se posee una modalidad de energía psíquica que debe ser usada en la búsqueda de la felicidad y del amor.

 

La energía psíquica utilizada en la modalidad sexual es un poderoso estímulo para el crecimiento del ser humano, que debe utilizarse como camino para la felicidad. Su fuerza propulsora es una de las responsables para la actividad humana y para el desarrollo social. Por su fuerza, el ser humano necesita aprender a educarla para dirigirla hacia el equilibrio. Es como la corriente, que puede seguir los márgenes del río así como puede generar energía eléctrica cuando pasa por una turbina.

 

 

Adenáuer Novaes, Psicología y Mediumnidad. 1ª ed: Fundaçao Lar Harmonia.

 

 

 

Libro disponible en nuestra biblioteca.

 

Ir a la Biblioteca

 

Volver a "Educación Mediúmnica"