Educación Mediúmnica

A los educadores espíritas de la Mediumnidad

Por Cristina Di Meglio

Crixx5@yahoo.com.ar

 

 

“...Que vuestro amor crezca cada vez más en el pleno conocimiento y en todo el discernimiento.” – Pablo. (Filipenses, 1:9.)

 

Aquí Pablo nos asegura que el amor debe crecer, cada vez más, en el conocimiento y en el discernimiento, a fin de que el aprendiz pueda aprobar las cosas que son excelentes.

 

Cuando pretendamos ejercer la tarea de orientar la Educación Mediúmnica, debemos asegurarnos de encontrarnos bien preparados para tal compromiso, pues estaremos iniciando en ese camino hermoso, pero no menos complejo, a personas que deben educar su mediumnidad mayormente desordenada, o a desarrollarla con fines útiles y provechosos para futuros trabajos en el bien, haciéndoles tomar conocimiento, antes que ningún otro tema, de las bases de la Doctrina Espírita, tal como nos lo recomienda Allan Kardec y cumpliendo con enseñarles sobre todo el mayor de los respetos a esta maravillosa obra de amor.

 

*“(…) ¿Cómo podríais comprender esas experiencias (…) si no habéis estudiado los principios que les sirven de base?” (1)

“Instruíos primero en la teoría.” (2)

“(…) os encarezco vivamente que no intentéis ninguna experiencia antes de haber estudiado con cuidado.” (3)

 

Cuando nos referimos a estar bien preparados no significa tener estudiada de memoria toda la teoría de las guías correspondientes y repetirla frente a nuestros oyentes y sí que, además de ello, hayamos puesto en práctica primero todo aquello que aprendimos, vivir la práctica, pues esa será la mejor carta de presentación - y ¿por qué no la única? - para que los aprendices puedan asimilar con suma confianza todo lo que la Doctrina enseña y les queremos transmitir, con el buen ejemplo de los hermanos.

 

Instruyámonos bien, pues, para conocer, para entender, para poder ejercer la caridad sin peros, sin miedos, sin más demoras, aprovechando la oportunidad que se nos brinda Hoy.

 

Eduquémonos para discernir. Es imprescindible mucha vigilancia para que no nos desviemos del verdadero trabajo, del camino cierto, para que seamos fieles colaboradores de la Doctrina Espirita, y para no ser portadores de más atraso en la tarea que nos es confiada.

 

Cultura intelectual y perfeccionamiento moral son muy importantes en la vida, posibilitándonos la manifestación del amor en esta hermosa obra de caridad que es la mediumnidad, como un paso más de elevación que nos aproxima a Dios.

 

Crezcamos en valores espirituales porque, muchas veces, tan solamente con el querer hacer alguna tarea sin el verdadero compromiso esencial y serio, tan sólo para alimentar la vanidad, el ego y el orgullo, es desfigurar, sin pensar, los más bellos cuadros de la vida, debiéndonos hacer cargo de ello luego que muchos hermanos aprendices desaprovechen la hermosa oportunidad de servir en el bien que traen en su bagaje.

 

“Todos aquellos que logran ejercer la mediumnidad con elevación, se engrandecen y alcanzan las nobles cumbres de la vida, cumpliendo la gloriosa misión de ser instrumento del Divino Pensamiento, alcanzan la excelencia del mediumnato en la Tierra.” (Vianna de Carvalho)

 

 

*KARDEC, Allan. Qué es el Espiritismo. Buenos Aires. 18 de Abril, 1876. (1) Pág. 15, (2) Pág. 22, (3) Pág. 50.