Artículos

¿Cuándo nació Jesús?

 

 

Teóricamente se atribuye al día 25 de diciembre la fecha en la que se celebra el nacimiento de Jesús, hace más de 2 mil años, aunque historiadores, estudiosos y el Espíritu Humberto de Campos no coincidan en tal fecha.

 

Según una crónica de la obra “Crónicas del Más Allá”, dictada por el Espíritu Humberto de Campos al médium Francisco Cândido Xavier en 1935, Jesús nació en el año 749 de la era romana, pero Dionisio se equivocó en sus cálculos y afirmó que el nacimiento se dio en 754.[1]

 

La revelación de Humberto de Campos fue confirmada en 1993 por “el historiador y profesor de Historia Antigua Robin Lane Fox en el New College de Oxford”, en su libro “Biblia – Verdad y Ficción”, donde presenta datos y documentos históricos que contradicen las conclusiones anteriores. El también profesor del Instituto Católico de París, Charles Perrot, afirma en una entrevista a la revista “Le Point”:

 

(…) según un amplio consenso de exegeta, el año de nacimiento de Jesús debería situarse un poco antes de la muerte de Herodes, el Grande. Pues, según los datos numismáticos, astronómicos y sobre todo textuales, Herodes debió morirse el 11 de abril del año 4 a.C. (…) El nacimiento de Jesús debió ser entre los años 6 y 7 a.C. (…)

 

El sacerdote y profesor John P. Meier de la Universidad Católica de América en Washington publicó en el “The New York Times” que Cristo debió haber nacido alrededor del 6 al 4 a.C. Y en Brasil el astrónomo Rogério Mourão de Freitas del Observatorio Nacional investigó el hecho y concluyó que Cristo nació “en el 749 de la fundación de Roma”.[2]

 

El día 25 de diciembre fue elegido por un monje, en el siglo IV, porque en ese día se celebraba una fiesta pagana relacionada con el regreso del sol tras el largo invierno. Según las creencias antiguas, antes de que volviera el sol, aparecería la constelación de la Virgen en el cielo, a través de quien el sol nacería y tal Virgen aún seguiría virgen antes, durante y después del parto. Jesús fue comparado al sol porque iluminó la Humanidad y porque dio la vida, así que esa fiesta llamada “Mitra” fue elegida para ser la fecha de conmemoración del nacimiento de Jesús.

 

Algunos investigadores admiten la posibilidad de que Jesús haya nacido el 23 de febrero; otros creen que fue entre el 15 de marzo y el 15 de abril; algunos afirman que el nacimiento se dio en septiembre. Sin embargo no hay informaciones seguras sobre la fecha exacta.[3]

 

Sea por un error de cálculo, por la conveniencia de antiguos religiosos o aún por estímulo al consumismo exacerbado, el hecho es que se ha cristalizado la costumbre occidental de adoptar el 25 de diciembre como el día de la Navidad. ¿Pero qué es Navidad?

 

Según la Real Academia Española “Navidad” (Del lat. nativĭtas, -ātis) significa:[4] 1. Natividad de Nuestro Señor Jesucristo. 2. Día en que se celebra. Entonces comprendemos el día de la Navidad, el 25 de diciembre, como la fecha del cumpleaños de Jesús y aquí llegamos a un punto sobre el cual vale la pena reflexionar: ¿Cómo se celebran los cumpleaños?

 

En las fiestas de los niños se preparan ricas comidas que a ellos les gustan, sus amiguitos son invitados, bailan temas infantiles… En las fiestas de los jóvenes también se observan sus preferencias. Sin embargo, en Navidad siquiera recordamos la razón de la conmemoración, no recordamos al cumpleañeros. Ni nos detenemos a pensar cómo le gustaría que fuera su fiesta…

 

Jesús es el ejemplo más fiel del Amor. Nos enseñó que el amor nos libera de nuestras debilidades, que debemos amar a todos, nos enseñó a perdonar, a ser indulgente, a practicar la caridad, entre tantas otras lecciones que nos dejó. Y podemos suponer que a Él le gustaría que lo recordáramos practicando sus enseñanzas.

 

Navidad es mucho más que completar un cheque y hacer una donación (…) Es mucho más que el intercambio de regalos (…) Es mucho más que reunir la familia (…) Es mucho más que patrocinar la cena de la empresa y reunir jefes y empleados alrededor de la misma mesa. La verdadera celebración de la Navidad de Jesús es la vivencia de Sus enseñanzas en el día a día.[5]

 

No obstante, nos limitamos a alimentarnos excesivamente, sin acordarnos de quienes siquiera tienen un plato de comida. A abusar del alcohol, a hacer regalos caros como si tal actitud reemplazara nuestras fallas durante lo que pasó del año… Abrazamos aquellas personas de quien hablamos mal o que nos dañaron, no porque cambiamos de actitud o porque las perdonamos, sino por conveniencia, por ser una costumbre el desearnos Felices Fiestas sin sentir nuestras palabras, sin que seamos sinceros…

 

“Navidad es mucho más que adornos, regalos, fiestas, luces y celebraciones... Navidad quiere decir nacimiento, vida, crecimiento... Y la Navidad de Jesús tiene un significado mucho especial para el Mundo”, “debe ser meditada todos los días, y vivida de la mejor manera posible.” [6]

 

Al parecer, todavía no nos enteramos de que Jesús ha nacido y la verdad es que tampoco coincidimos en la fecha de su nacimiento porque el verdadero significado de la venida de Jesús es marcado por el día en que Él nace dentro de nosotros, no importan las conveniencias sociales, religiosas, los desacuerdos históricos… Lo esencial es saber:

 

 

¿Y PARA NOSOTROS, CUÁNDO NACIÓ JESÚS?

 

Para que reflexionemos al respecto, usaremos un texto cuya autoría se le atribuye a Francisco Cândido Xavier basándose en un texto de Vinícius:[7]

 

 

Preguntémosle a María de Magdala dónde y cuándo nació Jesús y ella nos responderá: “Jesús nació en Betania cuando su voz llena de pureza y santidad me despertó la sensación de una vida nueva con la cual jamás había soñado”.

Preguntémosle a Francisco de Asís qué sabe sobre el nacimiento de Jesús y nos contestará: “Nació el día en que entregué mi bolso, mis ropas e incluso mi nombre en la plaza pública, para seguirLo incondicionalmente, pues supe que solamente Él es la fuente inagotable de amor.”

Preguntémosle a Pedro cuándo se dio el nacimiento de Jesús y nos responderá: “Nació en el patio del palacio de Caifás en la noche en que el gallo cantó por tercera vez, en el momento en que Lo había negado. En ese instante despertó mi conciencia para la vida verdadera.”

Preguntémoslo a Pablo de Tarso cuando se dio el nacimiento de Jesús y nos responderá: “Nació en el camino de Damasco cuando intensa luz me envolvió, me cegó y pude ver su noble y serena figura que me preguntaba: Saulo, Saulo ¿por qué me persigues? Ciego, pasé a ver un mundo nuevo cuando le dije: Señor, ¿qué quieres que haga?”

Preguntémosle a Juana de Cusa dónde y cuándo nació Jesús y nos contestará: “Jesús nació el día en que estaba atada al palo del circo en Roma y el pueblo gritaba: ¡Niégalo! ¡Niégalo! Y el soldado, con el hachón encendido, me decía: ¿tu Cristo sólo te enseñó a morir? En ese momento, sintiendo el fuego por mi cuerpo, pude decirle con toda certeza y sinceridad: No sólo eso me ha enseñado. Jesús, además, me enseñó a amarlo.”

Preguntémosle a Tomé dónde y cuándo nació Jesús y nos contestará: “Jesús nació el día inolvidable en que me pidió tocar sus llagas y pude atestiguar que la muerte no tenía poder sobre el hijo de Dios. Sólo entonces comprendí el sentido de sus palabras: Soy el camino, la verdad y la vida.”

(…)

Preguntémosle a Lázaro dónde y cuándo nació Jesús y nos responderá: “Jesús nació en Betania, en la tarde que visitó mi túmulo y me dijo: Lázaro, levántate. En ese momento comprendí por fin quien era Él… La Resurrección y la Vida.”

Preguntémosle a Judas Iscariote cuándo se dio el nacimiento de Jesús y nos contestará: “Jesús nació cuando miraba su juicio y su condena. Comprendí que Él estaba por encima de todos los tesoros terrenales.”

Por fin, preguntémosle a María de Nazaret dónde y cuándo nació Jesús y nos responderá: “Nació en Belén, bajo las estrellas que eran focos de luces que guiaban a los pastores y sus ovejas a la cuna de paja. Cuando lo sujeté en mis brazos por primera vez y sentí cumplirse la promesa de un nuevo tiempo a través de aquel Niño que Dios enviara al mundo para enseñar a los hombres la ley mayor del amor.

(…)

 

 

Y para nosotros ¿cuándo nació Jesús?

 

 

 Si no tenemos la respuesta, tal vez el Cristo todavía no ha nacido en nosotros y es necesario cuidar para que nazca, para que podamos entender el verdadero significado de la Navidad. Para que todos los días de nuestras vidas llevemos el Espíritu de Jesús en nuestras almas, manifestándolo a través de actitudes de amor.

 

Recordemos al cumpleañeros el 25 de diciembre, no solamente a través de una oración de agradecimiento, sino también tratando con cariño y respeto a nuestro prójimo, y proporcionando recursos materiales a quienes carecen de lo básico.

 

 

Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. (…) De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis. (Mateo, 25:35-40)

 

¡Felices Fiestas!



[1] Capítulo XV: La Orden del Maestro

[2] “O Reformador”, de enero de 2010, editada por la FEB. Por que a Terra não será destruída em 2012

[3] FILHO, Almícar Del Chiaro. “Estudo Dinâmico do Evangelho”, 2ª Ed.. Cap. II: “O Nascimento de Jesus”. Disponible en: http://www.espirito.org.br/portal/cursos/amilcar/cap02.html

[5] Fragmento del Mensaje “Navidad es…”. Disponible en: http://www.momento.com.br/

[6] Ibídem 5

[7] Texto atribuído a Chico Xavier, en base al capítulo "Cristo Nasceu? Onde? Quando?", del libro “Em Torno do Mestre”, de Vinícius, ed. FEB. Disponible en: http://www.reflexao.com.br/mensagem_ler.php?idmensagem=212

 

 

 

Más artículos